martes, 5 de octubre de 2010

Esos lobos piojosos

Como todas las especies actuales de mamíferos marinos, los pinnípedos (focas, morsas y lobos marinos) evolucionaron a partir de antecesores terrestres. Estos pinnípedos ancestrales estaban infectados con piojos. Al colonizar el medio marino, los piojos debieron adaptarse al nuevo hábitat. Para poder vivir en el mar, un animal debe poder respirar, reproducirse y alimentarse. Entonces, cómo lograron los piojos convertirse en los únicos insectos marinos?

Primero lo primero… ¿qué es un piojo?
Un piojo es un insecto ectoparásito (vive sobre otro organismo). Hay dos tipos de piojos, los masticadores que infectan aves y mamíferos y los chupadores, que sólo se encuentran en mamíferos. Los primeros se alimentan de plumas, pelos y células de la piel y los chupadores de sangre (hematófagos). Todas las especies de aves y la gran mayoría de los mamíferos están infectados por al menos una especie de piojo.

¿Qué tiene un piojo de lobo marino que no tenga un piojo de la cabeza?
Estructuras especializadas para retener aire cuando están sumergidos en el mar, y así, poder respirar por la superficie corporal. Espiráculos, con un sistema único de cierre, para evitar el ingreso de agua.
Uñas desarrolladas en el segundo y tercer par de patas, con las cuales se agarran a los pelos de los lobos. Un año en la vida de un lobo marino…
Los primeros machos arriban a las colonias reproductivas en diciembre, esperando a las hembras que arriban entre fines de diciembre y principios de enero, dando a luz a los pocos días de llegar. Cada hembra da a luz a una única cría y, tras el parto, copula con el macho y se marcha a alimentarse por 2 ó 3 días. Posteriormente, las hembras alternan entre períodos de alimentación en el mar y períodos de amamantamiento en tierra. Por su parte, las crías sólo están en condiciones de emprender inmersiones al mar a partir de los 30 días de vida. El resto del año lo pasan alternando alimentación en el mar y descanso en tierra.
Los huevos no sobreviven en el agua. Entonces, el único momento del año en el que los lobos pasan suficiente tiempo en tierra para que los piojos se reproduzcan es en el verano. Por lo tanto, existe una sincronización entre el ciclo reproductivo del parásito y el del hospedador.

Nota cortesía de la especialista en el tema la Licenciada Soledad Leonardi soleleonardi@gmail.com Laboratorio de Mamíferos Marinos
Centro Nacional Patagónico (CONICET)
Bvd. Brown 2915
U9120ACV Puerto Madryn
Chubut - Argentina
Phone: +54 2965 451024 int 332

1 comentario:

Adriana dijo...

Muy interesante el tema de piojos, quisiera saber si se hacen más estudios sobre otras parasitosis en lobos marinos, si es tan amable en orientarme, soy estudiante de vete en la UBA, y sólo nos dedicamos a animales domésticos, pero siempre que ando por la costa me dan ganas de hacer algún trabajo de parásito. Gracias!!